Facebook Share

sábado, 3 de abril de 2010

IVÁN MONTOYA DECANO FACULTAD DE AGRONOMÍA 2010-2012

Administrador de empresas, Magister en Administración, estudios doctorales Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Colombia. Tesis Laureada en el pregrado y Meritoria en la Maestría. Premio Portafolio a la excelencia académica. Profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional desde el año 2001. Ha sido consultor empresarial, empresario e investigador en ciencias administrativas.
Asesor de planeación en la Universidad Nacional de Colombia. Es actualmente el Coordinador General de Concurso Docente de la Universidad Nacional de Colombia. Experto en estrategia, gestión de empresas agropecuarias, gestión ambiental, teorías de gestión y programas de emprendimiento, siendo líder en la Universidad Nacional de Colombia. Su publicación en artículos investigativos de revistas nacionales e internacionales supera los 50 ítems.
Hoja de vida de Colciencias en
http://201.234.78.173:8081/cvlac/visualizador/generarCurriculoCv.do?cod_rh=0000191370

Un funcionamiento armónico de la facultad al servicio de la academia

Un funcionamiento armónico de la Facultad permitirá las mejores posibilidades de desarrollo de los proyectos y la vida académica. Para lograr los compromisos de esta propuesta, ofrezco a la comunidad mi formación como administrador de empresas, con magister en Administración, y con estudios doctorales en Ciencias Económicas, en la Universidad Nacional de Colombia. También mi experiencia como profesor e investigador de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional desde el año 2001, con más de 50 publicaciones nacionales e internacionales. El conocimiento que poseo de la Universidad, en casi todos los roles de la vida universitaria, que van desde estudiante sobresaliente a contratista y directivo, me han permitido comprender múltiples aspectos de su funcionamiento y la riqueza de sus posibilidades.

La principal competencia que le ofrezco a la comunidad, es mi sincera voluntad de servicio para articular y encauzar con respeto y humildad, un nuevo tipo de liderazgo en la facultad, en procura de aunar esfuerzos para lograr el mayor bienestar para cada uno de nuestros apreciados estudiantes, profesores y personal administrativo, y simultáneamente, para la colectividad en general.

Tres propuestas, la primera

ORIENTACIÓN ESTRATÉGICA DE LA FACULTAD PARA EL CUMPLIMIENTO DE SUS DEBERES MISIONALES:

En el marco actual de la producción mundial de alimentos y la consecuente discusión sobre las formas de desarrollo de territorios y localidades, existen particularidades que traen a nuestro país retos muy relevantes. Se propone que la Facultad de Agronomía identifique de manera colectiva los principales temas de estudio, los cuales se espera incluirán referencias a los escenarios y las dinámicas de producción del país en el marco del comercio mundial y sus tratados, las posibilidades de industrialización de cultivos, el regreso a la formulación de políticas nacionales para cultivos transitorios, la seguridad alimentaria, la discusión sobre el desarrollo territorial fundado en los valores y saberes propios o autóctonos y la producción limpia en el ámbito del calentamiento global. También serán aspectos destacados la identificación de programas y proyectos estratégicos para el desarrollo del país en zonas de frontera, así como otras con problemáticas de marginalidad, que puedan contar con el saber y la experiencia de la Facultad de Agronomía.

Esta identificación estratégica que se realice, debe incidir en las actividades de docencia, investigación y extensión. En investigación y extensión, se pretende la formulación, desarrollo y fortalecimiento de proyectos, alianzas, convenios y redes, que redunden en la labor investigativa y de proyección del conocimiento adquirido, mediante una gestión activa por parte de la dirección de la Facultad con agentes internos y externos, y con el diseño de mecanismos e incentivos que posibiliten la realización de estas iniciativas, para nuestros estudiantes de pregrado y postgrado, docentes y personal administrativo, incluyendo el apoyo y experiencia de nuestros pensionados y egresados.

Los resultados de estas labores constituyen una oportunidad invaluable para trasladar experiencias hacia el mejoramiento de la calidad de la docencia. Los productos alcanzados promoverán el aprendizaje y la gestión del conocimiento dentro de la Facultad.

Tres propuestas, la segunda

ESTRUCTURA INTERNA DE LA FACULTAD, ARTICULADA CON LA REALIZACIÓN DE LAS PRIORIDADES ESTRATÉGICAS:

La estructura organizativa de la Facultad y sus procesos y procedimientos deben respaldar la orientación estratégica que la comunidad desarrolle para el logro de los deberes misionales de la Universidad. Adelantos significativos se han logrado en la Facultad con el programa UN- SIMEGE y las iniciativas de mejoramiento de la gestión. Es necesario continuar avanzando en el funcionamiento integral de los procesos y procedimientos de la Facultad, mediante una adecuada atribución de deberes y responsabilidades a las dependencias de dirección, con el establecimiento de políticas de reinversión y ejecución que posibiliten sacar el mayor provecho de las actividades realizadas y proyectadas por y para la comunidad, y que favorezcan, entre otros temas, los siguientes:

el apoyo y la calidad de los servicios ofrecidos a los estudiantes de postgrado, para que tengan una formación en investigación de categoría mundial,

la movilidad docente y de los estudiantes de pregrado y postgrado,

el intercambio académico,

la formación hacia la excelencia,

la búsqueda permanente de una mayor visibilidad y reconocimiento nacional e internacional

la gestión de actividades con egresados y pensionados,

la gestión centrada en el buen trámite y libre de cualquier tipo de compromisos,

la ordenada y oportuna ejecución presupuestal,

la economía y celeridad y

el desarrollo de mecanismos de gestión financiera para fortalecer y emprender posibilidades consensuadas y relevantes para la generación de ingresos y uso oportuno de los recursos.

Es muy relevante notar que, en la actualidad, el principal problema de las autoridades de gobierno en la gestión pública y privada a nivel global, es su posibilidad de constituirse en reguladores y exportadores de riesgos para sus comunidades gobernadas. Esto significa que, más que constituirse en generadores de posibilidades para el beneficio colectivo, se instauran como reguladores y “evitadores” de posibles riesgos, lo que redunda en mayores niveles de gobernabilidad. En la Facultad de Agronomía debe garantizarse que estas prácticas no se presenten. Concebir una Facultad para todos, que promueva el bienestar de sus integrantes, redundará en la conformación de un mejor tejido social, donde predominen sinergias logradas por la identificación mutua en valores y por la renovación de sus relaciones de confianza.

En docencia, deben garantizarse las prácticas docentes- estudiantiles de vital importancia en la profesión, el adecuado acceso a los servicios que ofrece la Facultad, el cumplimiento en el desarrollo de los cursos, la oportuna tutoría y orientación en los trabajos de grado, tesis y pasantías, la visita de profesores de destacado nivel internacional, entre otras, de manera que pueda concretarse el interés institucional de hacer de la Universidad una verdadera universidad para los estudiantes.

En investigación y extensión, el trámite oportuno, las políticas equitativas de gestión y de inversión y reinversión, así como el acompañamiento y la gestión por parte de la dirección, al servicio de su comunidad, constituyen los principales aspectos a adelantar.

Un trabajo colectivo, centrado en proyectos estratégicos, cuyos resultados se canalicen en beneficio de la docencia, es un mecanismo útil para articular la docencia, la investigación y la extensión. Mecanismos como éste, deben fomentarse para lograr la integración de las funciones misionales.

Tres propuestas, la tercera

APRENDIZAJE COLECTIVO ORIENTADO AL ESTABLECIMIENTO DE RELACIONES DE CONFIANZA EN LA COMUNIDAD:

Las comunidades académicas de las Universidades deben convivir en periodos de largo plazo. Esta permanencia es fuente de singulares ventajas y oportunidades, pero también implica retos en la renovación permanente del tejido social y las relaciones de confianza. La procura de un ambiente de conciliación y reconciliación, basado en el desarrollo de aprendizajes realizados a través de la ejecución de proyectos exitosos compartidos por los miembros de la comunidad, debe ser una de las principales iniciativas a adelantar.

En este sentido debe trabajarse por el desarrollo individual de cada uno de sus integrantes, tanto en lo académico, como en lo humano. El compromiso ético de los miembros de la comunidad, debe permitir la identificación de consensos y diferencias, en un marco de diálogo y respeto.

La claridad en las reglas de juego, el aprecio por todos los integrantes, y la diligencia en la promoción de las iniciativas de los estamentos de la Facultad dentro del marco normativo, deben orientarse hacia la conformación de un ambiente social y laboral donde prosperen los aprendizajes compartidos y los valores colectivos.

Lo prioritario es hacer de la comunidad un equipo!

Luego del estudio de varios informes de prospectiva realizados por el profesorado de la facultad en los últimos 8 años, y de la identificación colectiva de elementos, se destacan los siguientes aspectos como los más prioritarios:

Fortalecer el tejido académico de la facultad alrededor de un proyecto de largo plazo en los aspectos misionales de la Universidad;
Adelantar en la implementación de procedimientos académicos y administrativos claramente establecidos, que generen confianza en la comunidad;
Ajustar los procedimientos a las necesidades de docencia, investigación y extensión, que permitan atribuir adecuadamente las responsabilidades que competen a cada usuario y actor de los procesos;
Avanzar en procesos de aprendizaje colectivo en la comunidad, que contribuyan a propiciar y mantener un ambiente laboral y académico incluyente y respetuoso, que favorezca las relaciones de confianza. Estos procesos deben estar centrados en la claridad de las reglas de juego, y serán establecidos con base en la equidad, la responsabilidad, el diálogo y la solidaridad.

UNA FACULTAD DE AGRONOMÍA PARA TODOS

La Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá, ha realizado muy importantes aportes al progreso del sector agrícola del país. El liderazgo que la comunidad académica de la Facultad ha propiciado, debe continuar desarrollándose mediante el mejoramiento de procesos académicos y de gestión, orientados hacia el aprendizaje permanente de sus integrantes. La labor a emprender desde la Decanatura de la Facultad debe procurar la excelencia en la producción científica y profesional de sus profesores y estudiantes, y la mayor armonía en las relaciones de su comunidad. La propuesta pretende fortalecer la labor de los integrantes de la Facultad de Agronomía, para que su desempeño alcance las más altas calidades.